martes, 21 de julio de 2015

Una tarde en "Los Monasterios" (y II)

     Tiene 101 años la ganadería de Hros. de Jacinto Ortega, constituida en 1914 con ganados de Celso Pellón, que durante mucho tiempo fue el criador más decisivo de la zona. Los libros cuentan que después se adicionaron más reproductores del Marqués de Cúllar de Baza,  Olea,  Rufo Serrano (de donde proviene todo lo de Araúz de Robles), y por fin, ya en los años cuarenta animales con sangre Veragua y Campos Varela. Una historia, la de un encaste propio, que merece la pena ser contada con más amplitud y en un medio menos modesto que un blog. Espero que todo se pueda andar…





     La primera referencia fehaciente que tengo de esta ganadería se sitúa hace tres décadas, cuando la Diputación Provincial de Jaén echó para delante un proyecto maravilloso en cuanto a planteamientos, que después no se vio reflejado en resultados. Era la corrida concurso de ganaderías de la provincia, que trataba de poner en valor a las divisas de una zona privilegiada y, entonces igual que ahora, demasiado olvidada. La primera edición tuvo lugar en el coso de La Alameda el 11 de junio de 1986, y en ella se lidiaron toros de Samuel Flores, Román Sorando, Araúz de Robles, Jiménez Pasquau, Aldeaquemada y Jacinto Ortega.

     Recuerdo como si fuera ayer la foto del toro de Ortega.  “Esparraguero”, nº 32,  hijo del semental “Revoltoso”, que con sólo 446 kilos en báscula tenía una expresión de seriedad tremenda. Lo estoqueó Morenito de Jaén, por entonces aún matador de toros, que saludó una ovación tras acabar con el toro, de pelo negro zaíno. Mi curiosidad adolescente me llevó a preguntar por aquella ganadería, que tenía cierto ambiente, sobre todo entre taurinos como Manolo Lozano, y que además era una de las casas donde se había forjado ese torerazo que es Dámaso González.

     Tiempo después tuve ocasión de conocer a Dionisio, Rodolfo e Isaac Ortega, que eran quienes llevaban las riendas de la divisa en aquella época de principios de los noventa, e incluso asistí a varios tentaderos de la casa. Pasaron los años, un encaste se fue imponiendo en el campo bravo y en los carteles, y los siempre fogosos toros de “los Ortega” se vieron relegados a ser soltados por las calles, un tipo de festejo donde siempre el hierro jiennense fue capitán general, tanto por su juego como por el excelso trapío de sus animales. 







     Un porte que, evidentemente, está heredado de sus madres. Y así lo comprobamos in situ. Porque después de los toros estuvimos viendo la tropa de vacas, un ciento corto, que componen el cimiento de la ganadería. Disfrutan de un cercado amplísimo, con unas vistas impresionantes hacia el sur de la provincia, en la que pueden atisbarse multitud de localidades. Son estos vientres un abanico de color, aunque haya menos variedad de pelos que hace años. 






     Pero aún las hay coloradas, berrendas remendadas en negro y colorado, coleteras, calceteras, gironas, luceras... y hasta una cárdena, vestigio de un pelo que ya aparecía en las primeras libretas camperas de la ganadería. Eso sí, prácticamente todas lucen unas arboladuras de impresión.






     Claro, así salen sus hijos. Y por eso la ganadería continúa soltando año tras años algunos de los toros más serios e importantes que puedan verse en los bous al carrer, donde los de Jacinto Ortega son cotizadísimos. Todos los que pueden verse en este post tendrán ese destino. Y, en cierto modo, es una pena, porque uno los ve allí, gordos, lustrosos, con esas caras tan bien colocadas, serias, astifinas… y piensa que en una plaza esta ganadería no desmerecería de otras muchas que tienen colocado el sello de “torista”. Pero esto está así, y cada día veo más difícil que pueda cambiar. De todas formas, siempre será un lujo ver la belleza de estos toros tienen en la inmensidad de "Los Monasterios". 

1 comentario:

FRANCISCO JAVIER OLARIA GIMENO dijo...

Estimado Parrado como bien dices los toros de Jacinto Ortega son cotizadisimos en la zona de Castellón, catedral del Bou al Carrer, Lucena, Alcora, El Grao de Castellón, Moncofar, Villavieja,... son algunas de las localidades en donde se van a exhibir los toros y novillos del blog pero también en Teruel tierra de origen de los ganaderos, Alcala de la Selva.